Receta de chulas gallegas

Receta de chulas gallegas

Un típico de los dulces y postres gallegos similar a las torrijas.


Las chulas gallegas son una de las recetas de repostería, postres y dulces gallegos típicos de Cuaresma. Aunque las chulas más usuales y tradicionales sean las denominadas chulas de pan también existen de otro tipo que no tienen nada que desmerecer, como lo son las chulas de calabaza cuya receta es muy similar. Refiriéndonos concretamente a las chulas de pan podemos decir que sus ingredientes y preparación son muy parecidas a las tradicionales torrijas, con la diferencia de que en las chulas el pan se utiliza desmigado y que después de fritas pueden degustarse tal cual como las torrijas ó dejándolas previamente un rato a remojo en leche tibia azucarada  para que se empapen y queden más tiernas y jugosas.

Así se hace la receta de chulas gallegas de pan

Ingredientes
- miga de pan abundante
- huevos
- leche
- azúcar y canela

Elaboración
Las cantidades de ingredientes van calculadas a ojo, procurando que al final nos quede una pasta espesa en la que predomine el pan y sea una mezcla homogénea a la vez de lo suficientemente ligera para que al cogerla con una cuchara caiga pesadamente de la misma. Para ello procedemos desmenuzando grueso la miga de pan y le añadimos un chorrillo de leche y mezclamos, luego añadimos un chorrillo de huevo batido y mezclamos de nuevo, luego más leche, más huevo, etc... y así alternadamente hasta que veamos que tiene la consistencia y espesor mencionado. Terminamos azucarando la mezcla al gusto. Opcionalmente y quien guste puede  también aromatizar la mezcla añadiéndole un poco de rayadura de limón, vainilla en polvo ó un chorrillo de algún licor de su gusto pero sin excedernos, como por ejemplo de coñac, aguardiente o anís. Las freímos cogiendo cucharadas soperas colmadas de pasta vertiéndola cuidadosamente en una sartén con aceite abundante bien caliente, friéndolas a fuego moderado primero de un lado y luego del otro hasta que veamos están doradas. Una vez fritas las vamos rebozando en azúcar granulado cuando estén todavía tibias ó espolvoreándolas con azúcar molido una vez estén bien frías. A mayores, quien guste, puede rematarlas espolvoreándolas por encima con canela en polvo.

Trucos y consejos
- Se toman preferiblemente recién hechas y todavía templadas, aunque también pueden consumirse ya frías.
- También, ya fritas, pueden degustarse empapadas antes un rato en leche tibia, la cual habremos hervido previamente un rato con azúcar al gusto, una cáscara de limón y una rama de canela.

Así se hace la receta de chulas gallegas de calabaza

Ingredientes
- 250 grm de calabaza
- 2 cucharadas soperas de azúcar
- 2 huevos
- 50 grm de harina
- una pizca de canela en polvo
- 1 cucharadilla de levadurina en polvo

Elaboración
Con las chulas de calabaza procederemos de forma muy similar a las chulas de pan. Se pela la calabaza, se le quita la piel, simientes y se pone a cocer troceada en agua que escasamente la cubra. Una vez cocida se retira y se escurre dentro de un colador presionándola un poco para que suelte su jugo. Ya fria, se seca, se reduce a una pasta muy fina con un tenedor y la reservamos en un cuenco. Batimos los huevos y poco a poco se los añadimos al puré de calabaza, añadiéndole después el azúcar y finalmente la harina mezclada con la levadurina. Es conveniente añadir el huevo poco a poco ya que que debe de quedarnos una pasta firme, sin grumos, pesada a la vez de ligera, similar a la textura de las chulas de pan. Las cantidades indicadas en la receta son aproximadas, no obstante conoceremos su punto cuando al coger un poco de la pasta de calabaza con una cuchara sopera caiga pesadamente de la misma. Dejamos reposar un rato y las freímos como las chulas de pan a cucharadas soperas colmadas en aceite abundante caliente, friéndolas a fuego moderado primero de un lado y luego del otro hasta que esten doradas. Ya fritas se van poniendo en una fuente, se rebozan en azúcar granulado estando todavía tibias ó una vez ya bien frías las espolveamos con azucar molido, como se prefiera. A mayores quien guste que las remate añadiéndole canela en polvo por encima.

Trucos y consejos
- Al igual que las chulas de pan estas se toman preferiblemente recién hechas y todavía templadas, aunque también pueden consumirse ya frías.
- La calabaza en lugar de cocerla también podemos asarla al horno, de esta forma tardará más tiempo en cocinarse pero tendrá mucho más sabor y soltará mucha menos agua, ahorrándonos el trabajo de escurrido. Si optamos por cocinarla al horno, debemos de controlar bien su asadura, para que no se nos pegue ni se nos tueste demasiado, cosa que podemos hacer hornearla envuelta en papel de aluminio.

VIDEO RECETA DE CHULAS DE PAN



¿Te ha gustado?. ¡Compártelo!.
Buen provecho y éxitos culinarios para todos.
Fernando.
La Empanada Gallega : recetas de empanadas, masas y de cocina gallegas

Comentarios

Recetas más populares de este blog:

Receta y masa de empanada gallega paso a paso

Empanada gallega : ¿está su secreto en la masa?

Receta de chicharrones gallegos

Receta de zorza

Truco para empanadas de cocido gallego ó de lacon con grelos