El pimiento de Padrón pequeño pero matón

Pimientos de Padron

Los pimientos gallegos de Padrón ó Herbon y do Couto.

Estas dos variedades de pimiento gallego aunque de tamaño pequeño son gastronómicamente algo grande, pues como dice el refrán: el pimiento de Padrón pequeño pero matón. La zona de principal de producción de los pimientos de Padrón son las tierras de Santiago de Compostela y limítrofes, principalmente la comarca de Padrón. Gastronómicamente tanto por si solo ó como acompañante de otros platos es capaz de ser protagonista desde las mas sencillas mesas hasta los banquetes de más alta alcurnia, pues por ejemplo y prueba de ello, es costumbre en su comarca de producción el obsequiar con un envío de los primeros pimientos de la cosecha estival a sus Majestades los Reyes de España. Nuestro verde y pequeño amigo combina a las mil maravillas con los fritos de sartén, como algún pescado frito, unas sardinas asadas, una tortilla española de patatas o hasta incluso como ingrediente complementario de alguna receta de empanada gallega. En Galicia existe otra variedad de pimientos muy similares al pimiento de Padrón, variedad que no tiene nada que desmerecer y que es el llamado  pimiento do Couto, los cuales son un poquillo más grandes, alargados, de punta más chata, no pican y cuya zona de producción es la de Ferrol y comarca.

Actualmente el pimiento de Padrón ha pasado a denominarse Pimiento de Herbón y estas dos clases de pimientos gallegos mencionados cuentan actualmente con la denominación IGP de Indicación Geográfica Protegida. El pimiento de Padrón tiene sus orígenes en el siglo XVII, cuando los monjes del monasterio de Herbón (Padrón, A Coruña) importaron sus semillas de México. Asi mismo, el pimiento do Couto tiene también unos orígenes clérigos desde el siglo XVII y que debemos a los monjes del monasterio de San Martiño de Xuvía de la parroquia de O Couto, perteneciente al ayuntamiento de Narón (Ferrol, A Coruña).

Como freir y cocinar estos pimientos gallegos.

Pimientos de Padron ó de HerbonEstos pimientos suelen tomarse siempre fritos y enteros. Cocinarlos es sencillísimo, pues tan solo tenemos que freírlos unos 5 minutos en una sartén con aceite abundante caliente a fuego medio y tal como están, incluido su rabo. No debemos de freírlos demasiado tiempo porque sino nos quedarán todos fofos, pues debemos tener en cuenta de que aunque en la sartén parezca que aún están algo duros luego al quitarlos del fuego se ponen mucho más blandos. Una vez fritos tan sólo resta emplatarlos espolvoreándolos con un poco de sal, preferiblemente gruesa. Pero ojo!, si los freis con rabo cuidar de tapar la sartén porque alguno puede explotar durante la fritura y salpicarnos!. Por ese motivo a veces se les quita el rabo para freírlos y se les da un pequeño corte en su base para que no exploten al freirlos, aunque personalmente opino que así tienden a empaparse interiormente de aceite y no quedan tan sabrosos. Personalmente suelo freirlos enteros, con rabo incluido y degustarlos a mano cogiéndolos por el rabo. Por último comentar que una de las gracias de nuestro querido amigo el Pimiento de Padron es que hasta que no lo tenemos en la boca nos deja pensativos con la incógnita de si picará ó no...


¿Te ha gustado?. ¡Compártelo!.
Buen provecho y éxitos culinarios para todos.
Fernando.
La Empanada Gallega : recetas de empanadas, masas y de cocina gallegas

Comentarios

Recetas más populares de este blog:

Receta y masa de empanada gallega paso a paso

Conservación congelación de empanadas y su masa.

Empanada gallega : ¿está su secreto en la masa?

Receta de chulas gallegas

Receta de masa de empanada gallega con aceite del guiso

Receta de chicharrones gallegos